lunes, 9 de mayo de 2011

Desarrollo de la educación en la época colonial.


La educación en todo momento en toda época ha sido un tema de análisis, lo que resulta de gran utilidad ya que representa una manera de tomar todas aquellas cosas que puedan ser útiles e implantarlas en el presente, buscando con ello la mejor calidad en lo que ha esté rubro se refiere.

Con el fin de hacer una reflexión sobre el sistema educativo me he interesado en hacer un ensayo sobre el desarrollo de la educación en la época colonial.
Por tanto en el presente trabajo hablaré sobre algunos aspectos y datos sobresalientes sobre el desarrollo de la educación en la época colonial.
 Hablar de educación en la época colonial es remontarnos a los siglos XVI Y XVII, época en la que la educación estuvo en manos de órdenes de  religiosos básicamente. Considero sobre ello que esto fue una decisión acertada por parte de la corona española, pues realmente se tuvo que partir de la nada para dar forma a un pueblo que envuelto en sus creencias y costumbres requería de una verdadera transformación para salir ovantes de ese mundo tan reducido en que se encontraban inmersos nuestros indígenas.

Quiero también comentar que si bien los métodos no fueron los correctos, existieron dentro del grupo indígena prácticas que no pueden ser del todo aceptadas; como aquellas en las que en nombre de sus dioses llevaban a cabo sacrificios humanos. Por esta misma razón, además de ser educados, tenían otra necesidad, la de ser cristianizados.
       De esta manera, de buena o de mala gana, la corona asignó dinero y hombres a la educación de los indígenas durante los trescientos años de la época colonial. Su principal ayuda durante el siglo XVI fue la iglesia católica, cuyos frailes, los franciscanos, dominicos y agustinos, dirigían las parroquias de los indios, llamadas “doctrinas”, y se encargaban de la evangelización y de la enseñanza. Sostenidos principalmente por el gobierno español, las órdenes religiosas inventaron métodos novedosos para transmitir los conocimientos religiosos--- pinturas, catecismos con dibujos en vez de palabras, danza, teatro y música (métodos audiovisuales), además de enseñar las artes y oficios y fundar colegios de internados para indígenas durante el siglo XVI: los franciscanos en Tlatelolco, los jesuitas en Pátzcuaro, Tepoztlán y el colegio de San Gregorio en la ciudad de México. En 1585 el III Concilio Mexicano legisló sobre dos puntos relacionados con la educación indígena. Prohibió la ordenación de los indios como sacerdotes y mandó que los párrocos usaran la lengua indígena de cada región para la evangelización.
No puedo dejar de lado el municionar que ante estas circunstancias también se dio fuertemente el fenómeno de discriminación hacia los indígenas por parte de los conquistadores, ya que además de instruirlos y evangelizarlos también les pusieron límites en su instrucción, no se les permitía llevar una formación sacerdotal. Aunque no todo fue tan grave pues se les instruía en su lengua.
Otro estímulo para la educación indígena que se realizó en este periodo fue la cédula real de 1697, repetida en 1725, que revocó la prohibición para la ordenación sacerdotal de los indios.

Durante la época colonial los estudios menores o de "primeras letras" se impartieron en la casa del alumno con algún maestro contratado ex profeso o en escuelas de diversa índole (particulares, del clero secular y regular, del ayuntamiento o de sociedades filantrópicas en el último tercio del siglo XVIII), supervisadas en su mayoría por el cabildo civil, mediante el control que ejercía sobre el gremio de maestros. Pero, fuese en la casa o en la escuela, los niños aprendían -además de la doctrina cristiana- los rudimentos para hablar, leer y escribir en latín, entre los cuatro y diez o doce años. Al dominar estos principios podían ingresar a los colegios, instituciones donde vivían y a veces se impartían los estudios mayores o de educación superior, comenzando por los cursos de gramática, cuyo propósito era mejorar y enriquecer los conocimientos adquiridos de latín.
En aquella época las instituciones de educación superior comprendían tres niveles no siempre diferenciados: la universidad, que otorgaba grados académicos de bachiller, licenciado, maestro y doctor; los colegios mayores, que tenían facultad de impartir cátedras para el otorgamiento de grados, y los colegios menores que preparaban a los estudiantes para el ingreso a los colegios mayores o a la universidad. En la Nueva España, la Universidad de México, los colegios jesuitas y los seminarios conciliares se ocuparon en primer lugar como colegios menores y excepcionalmente fueron colegios mayores.
Por todo lo anterior concluyo que en cuestión  educativa comparando la época colonial con la de nuestros días, se han tenido grandes avances en lo que ha oportunidades se refiere, pues hoy día la apertura educativa se extiende a la gran mayoría de la población cosa que no se daba en tiempo de la colonia; sólo restaría agregar que si se tuviera la dedicación que se tenía en aquella época al ámbito educativo hoy tendríamos otros resultados en lo que ha esto compende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada